Una introducción al pensamiento alimañístico. Resumen del "Príncipe de Maquiavelo"



Es claro que luego del amanecer nuevo del país en relación a lo político-práctico, queda en evidencia a lo largo de la historia y los distintos liderazgos que han sido ejercidos, que una de las principales formas para lograr el poder ha sido ser una "alimaña", una alimaña en el lenguaje popular se refiere a alguien malo, pero la variante en política, ser una alimaña es saber estar, saber aprovechar la oportunidad con los ojos bien chicos analizando cada paso que se da en el sentido de lograr un puesto, un cambio y una acción.


Por lo mismo, es evidente mencionar la connotación histórica que la figura de Nicolás Maquiavelo ha logrado alcanzar, incluso en el pensamiento militar de Napoleón Bonaparte, quien sólo lo alejó de conquistar el mundo, la pérdida de la Batalla de Waterloo y su posterior exilio en la Isla de Santa Helena.


El análisis breve de este librazo, al nivel del Arte de la Guerra de Sun-Tzu, va en el sentido que cuando Maquiavelo, un joven secretario de la segunda cancillería florentina, quien ya había escrito una carta fecha en 1497 en relación a dos sermones de Girolamo Savanarola, por lo mismo y profundizando su labor política práctica-escrita, logra contactarse luego con César Borgia, quien reflejaba según los criterios de Maquiavelo, la posibilidad de ser el super-hombre.


Y en este mismo sentido, Maquiavelo muestra y encarna la realidad política del hombre del Renacimiento, sabe lo que va a suceder y además menciona la conformación de los futuros Estado-Nación que darán vida a la nueva configuración administrativa de las naciones.


El problema político se resuelve de una manera automática y egoísta, ya que expresa sin caretas, lo que los hombres deben hacer, lo que no deben hacer, y además corta lo religioso que estaba impuesto y el origen metafísico de todo.


Un prejuicio que tiene esta obra maestra del análisis político, es que como el apellido de su autor, la concepción y configuración del mismo es malévola, ya que entiende como fin principal: "El fin justifica los medios"; a modo personal hay una frase dentro del mismo que establece que el príncipe debe agotar todos sus esfuerzos para tener como amigo al pueblo, independiente las artimañas que debe realizar. Por lo mismo, Napoleón Bonaparte cree que este libro está realizado para él, y siente un "llamado divino" por parte de la lectura del mismo, además que a partir de la misma lectura, Napoleón siente coherencia en relación a lo teórico mencionado en el libro, los puntos en común en relación a lo humano, en el sentido que ambos consideraban a la humanidad como débil, ingrata, voluble e hipócrita, harían mella de sincronizar en parte el pensamiento de Napoleón con el de Maquiavelo, aunque en las notas de Napoléon existía un excesivo egocentrismo.


A pesar que Napoleón menciona un excesivo apego de la moralidad por parte de Maquiavelo, Maquiavelo en una de sus máximas menciona que el poder debe conseguirse haciendo amigo al pueblo y además, que éste le tema y también en un aspecto que hoy se aplica en Marketing Político con la imposición/creación de figuras políticas que aunque no sean sensatos, lo parecen, que aunque parezcan prácticos, carecen de acción, a partir de la construcción de una ficción a partir de ver lo que el pueblo necesita y pide.


El poder bajo la perspectiva alimañística propuesta por Maquiavelo, no ha cambiado y se ha aprovechado de las nuevas tecnologías para hacer parecer Mesías, a quienes no lo son y además, dar herramientas prácticas a las alimañas que siguen los pasos, en menor escala, de Napoleón Bonaparte.

46 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo