¿MURIÓ LA CRUZ O MURIÓ UN CABALLO?




Es claro que cualquier irregularidad en el ámbito público político es digno de desprecio por parte de una ciudadanía que exige a gritos, cambios reales.


Una ciudadanía que se empodera, hace, critica y además propone ciertas directrices respecto al camino que se debe seguir para lograr esos cambios; algunos con ímpetu y rebeldía, otros con fundaciones, otros con organizaciones y otros para visualizar claramente lo que se puede hacer dentro de nuestra comuna.


El Centro de Hipoterapia, ubicado a minutos de la casa de la actual alcaldesa Srta. Filomena Aida Navia Hevia, nace debido a la necesidad de generar un espacio para el cuidado y buena disposición de niñas y niños con trastorno de Espectro Autista, donde realmente se llevaba a cabo una idea de cuidado y protección, ese mismo cuidado que no le dio al lugar el capataz del mismo lugar, un ex alcalde de nuestra Provincia de Quillota que fue acusado de mal uso de recursos públicos.


El caballo muere, por ese mal cuidado, pero ese mal cuidado, ¿Fue fiscalizado por los Concejales que han estado en nuestra comuna? Analicemos en frío, mas allá del derecho humano que es votar dependiendo de distintos factores por las diversas personas que se presentan a la elección de Concejal, jamás hemos tenido concejales perros, salvo dos excepciones que derivaron en el proceso de auditoria que afrontó la Municipalidad durante los años 2015-2016.


Porque no basta con ponerse el delantal de doctor, porque no basta con hablar de los equipos de fútbol, porque no basta con tener el carisma de Bachelet, porque no basta con ser una buena persona, porque no basta con cantar consignas, porque no basta con levantar el pie un centímetro más que en el periodo pasado, porque sí basta tener amor por la comuna, amor por los proyectos y amor por fiscalizar, pero en extenso y no una fiscalización que dura cinco minutos, como duraron los Concejos Municipales desde el año 2000 hasta el 2020.



20 años de silencio, y ahora en 3 meses, nos damos cuenta que hubo una voz, ¿Será como dice la publicación en la página de @lacruztkm, que nuestra comuna, fue saqueada, prostituida, violada, vendida, rematada, despedazada? Todo esto bajo un silencio cómplice, mientras nuestra comuna no avanzaba, no crecía, no cerraba posiciones respecto a lo irregular, además de una lejanía respecto a lo que la gente, también mantenía en silencio.

La voz, se recupera con acción.
156 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo