¿De humanos a dioses o de dioses a humanos?



Adán y Eva, el mito dentro durante el inicio de la Biblia y de la vida dentro de la concepción del mundo judeocristiano, donde evidentemente tenían el favor De Dios para posicionarse en el mundo y hacer obviamente lo que en su rol como hijos directos, lo que la divinidad entregaba a una humanidad en creciente desarrollo, pero esta divinidad quedó despojada cuando sacaron la manzana prohíbida desde el Jardín del Edén, esto marca un antes y un después en la divinidad otorgada en un inicio de los tiempos como humanidad, y nos hace más animales, más impulsivos y menos mirar el largo plazo, como algo de construcción real social, por ende, es el quiebre de cualquier intención real de establecerse como hijos de los dioses.


Podemos ver que en este contexto, sobre todo considerando la gran pandemia que azota día a día a nuestro mundo, donde las autoridades correspondientes serían como Dios, y nosotros seríamos un Adán y Eva colectivo, quienes estamos siendo irresponsables con nuestro actuar, evidentemente propiciado por una impulsividad y pensamiento cortoplacista, el cual nos aleja de la divinidad, y nos acerca, tal como Adán y Eva, al exilio incluso de nuestro planeta.


Para seguir con el análisis y el escrito, es claro mencionar también cuál es el pensamiento de la teología y su relación con los orígenes de la frase que el ser humano es la imagen creada De Dios, para hablar del hombre en el cristianismo o incluso, podemos llevarlo a las religiones monoteístas que tienen similitudes con la historia del mesías o incluso de un Dios que crea a la humanidad bajo su imagen y semejanza, por lo mismo los elementos que dotan de mayor sentido a esto, van de la mano con el pensamiento de De Lubac, quien establece 4 puntos claves al momento de entender esto:


  1. Ser imagen creada es propio del sentimiento humano.

  2. Esta imagen es el sello que Dios como un sistema ha puesto en el hombre, el cual en su máxima expresión es una criatura dotada de inteligencia, voluntad y libertad, es un ser espiritual.

  3. Al ser un ser espiritual, está sujeto a lo superior y a quien lo crea, entonces la perfección está unido con lo divino y superior.

  4. Su comunión con la vida se acaba con la muerte, pero comienza en la eternidad.


Si nos vamos al libro de Animales a Dioses, podemos ver que el ser humano asume su irresponsabilidad en relación a la pérdida de su divinidad, y al buscar lo divino ha fallado, por ende, más que pasar de lo animal a lo divino, podemos considerar que la humanidad empezó siendo divina, ahora es humana y si actúa de manera correcta, puede llegar a ser divina, básicamente con el poder de crear, pero con limitaciones éticas, como es en el caso de la clonación y la ingeniería genética, lo que les da a humanos la posibilidad de editar ADN para evitar ciertos rasgos heredables que tengan algún fallo, por lo mismo, quizás en esta búsqueda de la divinidad, efectivamente nos haga más humanos, y también menos irracionales, por ende, lo divino y lo humano deben coexistir juntos, pero cuando se pierde la condición divina y se pasa a ser humano, se puede lograr la divinidad con el respeto, la acción y la concreción, no con lograr ser igual a alguien, del cual renegamos en los inicios de la civilización humana como tal.


El orden también impone una doctrina económica, luego una doctrina política, imperial, y luego un orden religioso, con la aparición del budismo, el cristianismo y el islamismo, el dinero aparece como también su impronta "divina", cuando aparece realmente hace 3.000 años antes del año 0, y se confía en el valor propuesto y también en su almacenamiento y transporte, el dinero pierde su carácter cuando pasa a ser el motor de una sociedad, ya que es un papel, una moneda, y no es algo que trascienda, salvo su valor económico, pero: ¿Cómo se ha llegado a imponer al dinero como un dios?, básicamente al querer tenerlo, y a partir de su encuentro, lograr comprar cosas que te hagan superior materialmente, pero:¿Es aún mejor el valor de lo que somos vs lo que tenemos?, la esencia de la divinidad ha cambiado, lo humano se ha impuesto, la apariencia más allá de los valores, la opulencia más allá de trascender, por ende como conclusión podemos señalar que la divinidad no es la superioridad impuesta por el ser humano, la divinidad es el hacer, el dejar, el construir, más allá de la imagen única De Dios, la divinidad es lo que podemos lograr si pensamos más allá de lo que vemos.


Referencias


Cobo, Sergio. La imagen de Dios en el hombre en la teología de lo Sobrenatural de Henri de Lubac. Teol. vida [online]. 2018, vol.59, n.2 [citado 2021-01-28], pp.171-190. Disponible en: <https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0049-34492018000200171&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0049-3449. http://dx.doi.org/10.4067/s0049-34492018000200171.


Pulido, Nubis Yuval Noah Harari. DE ANIMALES A DIOSES. UNA BREVE HISTORIA DE LA HUMANIDAD. Barcelona, 2014 Debate. Trad. de Joandomènec Ros. 496 pp. . Revista Geográfica Venezolana [en linea]. 2017, 58(2), 514-519[fecha de Consulta 28 de Enero de 2021]. ISSN: 1012-1617. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=347753793015

39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo