top of page

Sebastian Piñera, reflejo del Chile que no queremos, pero al cual aspiramos



Se me perdió la billetera es la constante cuando nos vemos afrontados a políticos que sólo buscan un reconocimiento personal y nada junto a la comunidad, la autoconvocación que se llevaba a cabo cuando Piñera vino en su primer periplo como candidato a presidente en Quillota, era importante.


Gente de todas las edades vitoreaban a los 4 vientos: "Piñera, amigo, Quillota está contigo", mientras la Cuenta Rut se vaciaba, no había espacio para tarjetas black de Bancos importantes, salvo posterior al acto donde iban personalidades connotadas a comerse un rico bistec, filete, cosas que las personas que iban a vitorear a Piñera, las pueden comer con suerte, una vez cada un mes.


Piñera, un empresario que jamás fue de la Fronda, pero que con ansias lo buscó, hijo de un diplomático DC, intentó ser Senador, pero no le resultó porque iba por una Región, la de Valparaiso, donde la única calle que tenia era la que caminaba por Zapallar, cuando se daba vacaciones mientras estudiaba Ingeniería Comercial en la Católica de Santiago.


Se sabe que en las calles, no se quiere más segmentación, ni acumulación de riquezas económicas como la tiene Piñera, especulador financiero, que se ha hecho millonario luego del shock financiero de los 80, accionista de LAN, y con un delirio narcisista tremendo, comprando incluso Chilevisión, con un interes sólo de posicionarse como una figura de patrón de fundo, pero no como en la antigüedad que era ligado a la tierra, sino que al poder económico ligado a la imagen.


Piñera con su sonrisa, y su terno Armani que se plancha con la mano, es el reflejo de lo que nos han impuesto como éxito, pero otra cosa es el éxito real, el ser feliz, lo comunitario, no la figura del líder comprado a través del dinero, de la puesta en escena y de la imagen. Piñera es el fiel reflejo del narcisismo y la adoración desde algo artificial como lo vemos en redes sociales, pero no lo queremos porque no nos refleja. ¿Será que la elección de Piñera como Presidente, es un síntoma preocupante de la enfermedad que tiene la sociedad, que es una incoherencia respecto a lo que se piensa y se hace y se les da el poder a quienes tienen menos calle que la Tundra Rusa?


Para la reflexión....

14 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page