top of page

Se me perdió la billetera. El extraño caso de Percy Marín



La Constitución Política de Chile, reivindica el rol claro y conciso respecto a la libertad de expresión, de informar, sin censura previa, en cualquier forma, medio y actitud.


No obstante, las personas tienen el deber de responder respecto a los delitos y abusos ejercidos en el ejercicio de estas libertades consagradas constitucionalmente. La falsedad , calumnias e injurias ocurren cuando se falta a la verdad, pero la única verdad es que se nos ha perdido la billetera.


Tener calle implica un trabajo claro y preciso respecto a los roles que las autoridades deben tener, deben hacer y deben crear para y con la comunidad, que a gritos exige y ha estado exigiendo en las calles, en las elecciones y en la forma con la cual los políticos se relacionan con la ciudadanía.


Durante el mes de junio del 2020, el actual CORE por la Provincia de Marga Marga, Don Percy Marín, fue suspendido de su militancia en el partido que lo llevó al estrellato, Renovación Nacional. Percy fue suspendido principalmente por el cobro irregular de viáticos, tras adulterar su dirección y no cumplir con el principio básico de la Administración del Estado que es la abstención y probidad, respecto a la votación de fondos públicos en favor de una persona familiar o de una persona jurídica constituida por personas familiares de un CORE, como lo fue en el caso de Marín.



Percy, según el informe de Contraloría, había cobrado irregularmente más de 9 millones en alimentación, de combustible y de alojamiento, además Contraloría rechazó tajantemente una reconsideracion puesta por el mismo Marín, porque no pudo acreditar su residencia.


Entonces en primer lugar, no cumple la Ley de la Administración del Estado respecto al rol del CORE, pero además usa recursos públicos para su beneficio y además miente. Además, que durante el Estallido Social y luego, en enero del 2020, mencionaba que quienes salimos a manifestarnos somos unas mierdas sin patria, se supone que la ideología de la derecha es menos Estado, pero él ha vivido su vida del Estado, por ende sigue mintiendo.


¿Será que sólo podrá seguir haciéndolo hacia los clubes deportivos, las pobres abuelitas de los centros de madres y además, de toda la gente que aún piensa que los políticos son quienes andan de cuello y corbata?


Quizás sólo las billeteras lo sabrán, porque sí se pierden, ya sabemos quien podría ser...

25 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page