top of page

¿Qué te sucede Rio Aconcagua? Resumen de la respuesta de Contraloría a Don Chaquetas



Es menester considerar que durante los últimos 2 años, muchas agrupaciones e instituciones se han hecho cargo del cuidado del Rio Aconcagua y además, de personas naturales que con ímpetu y pachorra se han ido haciendo caras visibles de una problemática que no tiene color político, no tiene rencores, pero sí tiene como parte fundamental el entender este problema como un punto de unión en camino hacia ese Chile Consciente que tanto anhelamos.


Es evidente también tener consciencia respecto a lo que se busca como humanidad y no ser como dice el libro de José Ingenieros: "El hombre mediocre", el hombre mediocre es quien sigue a la masa, dice y no hace, no tiene convicciones, ni menos coherencia, por ello parte del problema en relación al no cuidado del Rio Aconcagua, va de la mano con

quedarse esperando y no hacer. El superhombre no es quien dice serlo, sino que el superhombre podemos serlo todos, si nos lo proponemos. Nietzsche ya advertía que el humano debía dejar de ser tan demasiado humano, ya que la concepción antigua lo ligaba a no entender su rol de acción, sino su rol de dependencia y ahí es claro de reconocer que la acción, la coherencia, la convicción hacen que se logren estos pequeños grandes triunfos. En sólo buscar la grandeza para toda la comunidad, pero que en la realidad, se expresa en una fracción minúscula.


La Ley de Municipalidades, en específico, artículo 5, obliga a las mismas a hacerse responsables del cuidado de sus Bienes Nacionales de Uso Público, en particular, del cuidado de la Ribera del Rio Aconcagua, pero: ¿Qué es la Ribera?. Se dice que la ribera es el espacio donde se coloca el primer brazo de agua respecto a lo urbano o lo rural, que establece una cuenca fluvial, la cual recibe principalmente su contenido desde los deshielos y aguas lluvias. En La Cruz, no existe distinción respecto a qué es la ribera y qué no es, por ende se ocasionan malas dinámicas, las cuales son expresa en tomas de terrenos, construcción de pozos ilegales, y además, afecta a la dinámica respecto al turismo y al cuidado del mismo Río, el cual fue fuente de pesca, de diversión y de uso por parte de los habitantes de la comuna. ¿Dónde quedaron aquellas fritangas con pejerreyes, con carpas, dónde quedaron los coipos, las lampreas de río?


Claramente en el dictamen de Contraloría se establece que la Municipalidad De la Cruz tiene el deber de hacerse responsable de facto dentro del terreno que establece al Rio Aconcagua dentro de su territorio comunal y además, de darle una connotación positiva al decreto 166, año 2017, en en cual se establecen medidas claras respecto al cuidado de no botar basura en los callejones Gomez, Covarrubias, Guerra, González, Apablaza y en Población Bolonia, pero también hay un problema que nadie ha visto: ¿Qué pasa con las concesiones que se entregaron a aquellos vecinos que con esfuerzo han usado la Ribera del Rio para elaborar emprendimientos?. Porque es claro que este problema del Río es interesante, pero abre aristas de otros problemas adyacentes.

44 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page