¿Qué políticos queremos?, ¿La misma piedra u otras nuevas?



Es claro que el proceso de levantamiento popular que fue encausado a partir de las demandas ciudadanas agolpadas y acumuladas en el tiempo y que derivaron en el llamado "Estallido Social", la juventud y su ímpetu dominaron la escena práctica en ese camino hacia el cambio que se escuchaba bajo el compás de las pailas y los zapatos con suela, que prácticamente quedaron sin ésta, como sin voz quedamos quienes aún esperamos los cambios en ese camino hacia ese Chile Consciente y pragmático que tanto esperamos, pero antes de seguir con este escrito, es evidente entender bajo una lógica teórica qué se entiende por política, su practicidad y además, de la acción y/o acciones que derivaron hacia un descontento total de la política, entendida como una elite de la cual no es parte el 99% de la población nacional.


La evidencia, ha reflejado hacia una tendencia ligada a una desconfianza completa en las instituciones, pero además en la división "real" de los poderes: Legislativo(Congreso), Ejecutivo(Presidente y todos los cargos que están a su mandato) y Judicial, pero además del verdadero poder que emplea su influencia para lograr mantener el sistema, más allá del neoliberalismo, sino más bien, la influencia de la fronda que aún se mantiene en pleno siglo XXI en Chile.


Carl Schmitt, mencionaba ya en 1932, en su libro "El concepto de lo político", establecer que lo político, difiere de lo moral, de lo económico y de la religión, sino más bien se le da el concepto del poder, de su ejercicio, y de su entendimiento, de su aplicación concreta y de su decisión por sobre cualquier otra, de carácter constructivo en una sociedad, bajo una lógica de amigo y enemigo, pero no entendiendo dicha pugna como parte de enemistad acérrima, sino que para que exista a, debe existir b, y además, sosteniendo que la unidad política, no partidista, es la que marca la pauta, es decir, una lucha de ideas, sostenidas en sean cuales sean.


Por otro lado, Lechner en 1982, le da un sentido más aclarador de la especificación de lo qué sí es la política y su objetivo para lograr un orden social, para ello se pueden distinguir cuatro principales escenarios, bajo los cuales aparece la política como piedra central:


  1. Para la concepción del orden: La política se concibe como una competencia, sin querer serlo en muchas oportunidades y además que la política se entiende como un medio de poder ordenar las distintas ideas existentes entre lo que pasa o no dentro de una sociedad, reproduce a la misma, es decir, el objetivo principal de la política debe ser entender lo que la gente, ciudadanía, pueblo, asamblea, pide.

  2. Táctica e interacción: Bajo este escenario, la política actúa en medio de lo que puede ser o no, interactúa bajo la medida de lo posible, en relación a capacidad, comunicación y recursos disponibles.

  3. Acción instrumental y expresión simbólica: La acción instrumental se refiere a emplearla como una forma de conseguir algún fin en particular, bajo la expresión de ideas, prácticas y comportamiento que ayudarán a conseguir aquello.

  4. Formalización y subjetividad: La política aplicada y entendida como algo ajeno a lo electoral, sino más bien como lo que cada persona piensa que es mejor para el orden social, bajo una lógica de vida, experiencias laborales, entre otros.

Cabe mencionar que la palabra política, deriva del griego "Polis", que se refiere a la comunidad política que se auto administraba y que era parte importante de la configuración territorial y administrativa, en la Antigua Grecia, por ende es interesante que luego de entender esto, la política en la actualidad conserve una dimensión ideológica, una dimensión como actividad y una humana:


  1. La confrontación debe entenderse como algo lógico, con respeto y construcción hacia el orden social, además que la salida de los enfrentamientos políticos, va de la mano con la capacidad de diálogo y construcción cívica.

  2. La actividad política, va con entender el ejercicio del poder, la obtención del mismo, más allá de hacer carrera política, sino más bien el arte de expresar acuerdos y realidades entendidas bajo un marco de diálogo social.

  3. El humano creció en tribus, sostuvo su auge con otros, por ende el entendimiento humano de la política va en la forma de pensar en otros y construir con ellos un futuro mejor, tener la predisposición hacia proyectos colectivos, donde la continuidad de las comunidades debe ser el motivo de desarrollo de esta dimensión de la política.

Es claro que este último punto es objeto de análisis por quien escribe, ya que vemos actualmente un apego hacia el desarrollo del ego , en redes sociales, donde los políticos se han alejado de poder entender esa lógica de la dimensión humana en política, las convicciones colectivas han quedado relegadas por estar con quienes son su público objetivo sostenido en el tiempo por distintas candidaturas que no han entendido lo humano y tampoco el descontento existente desde el año 2019 e incluso antes, por parte de quienes han sido el verdadero poder en nuestro país y en el mundo.


¿Será que los políticos o quienes tengan ese sentido social y práctico, no pueden ser políticos en la realidad, porque la política se ha des-naturalizado de su dimensión humana?, dicen que la política y su estructura son el reflejo de lo que como sociedad hemos sido, ¿Será que es necesario reflexionar sobre nuestro rol en el orden social? Muchas preguntas, muchas respuestas, cada uno es libre de reflexionar la respecto hacia ese Chile que tanto anhelamos y soñamos, pero primero recuperemos lo humano, y lo también, demasiado humano que en política se necesita actualmente, para recuperar la confianza y seguir hacia ese Chile Consciente que tanto se esperaba en las calles de nuestro país, para vencer al verdadero poder que aún nos tiene dormidos.

27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo