Plan regulador de La Cruz: ¿Insensibilidad política?


Hace meses atrás, en esta misma instancia, trataba sobre la necesidad de tener sensibilidad dentro de las instituciones, tanto públicas como privadas, ya que esto ha sucedido por la inconsecuencia de no incluir a las personas como pieza clave en el funcionamiento claro de una sociedad, sólo se ha limitado al considerar a las personas, como un número, una muestra estadística o como un cliente de la política, en este mismo sentido, una muestra lamentable de esta falta de sensibilidad ha sido el decepcionante proceso del Plan Regulador Comunal de La Cruz, proceso que se esta llevando a cabo desde el año 2018, y parece tener más críticas negativas que positivas, donde los defectos técnicos y problemas podrían haber sido resueltos si se tienen perspectivas centradas en las personas.


Dentro de los principales problemas se encuentra la afección que este Plan genera en el medio ambiente, lo cual ha sido ya discutido por los ciudadanos en diferentes instancias, además de las transformaciones de sectores rurales en urbanos como en Población Bolonia, por ejemplo, siendo que nunca hubo un grupo de trabajo en esta localidad como para conocer lo que quieren los vecinos del sector.


Y es que la consultora Prociudad, que de visión de ciudad, poco y nada tiene, realizó esta imagen de Plan Regulador dice haber consultado a la comuna completa sobre los distintos aspectos clave a mejorar, pero al momento de comparar los hechos es posible ver que esto no fue tan así ya que sólo se hicieron 4 grupos de trabajo que en su metodología no consultaron por temas técnicos, sino más bien consultaron por la visión de futuro que tienen los ciudadanos sobre la comuna. Esta metodología no es mala para nada, como alguien que ha investigado en ciencias sociales puedo apoyar esa idea, sin embargo, se hicieron sólo 4 grupos pequeños con un grupo total similar, por lo cual es difícil asegurar que se observa la diversidad de ideas, actuares y opiniones.


El problema de la igualdad de pensamiento, se vuelve complejo cuando estamos situados en una comuna que tiene distintos tipos de culturas e identidad territorial, donde las personas que se ubican en las zonas rurales dicen que ‘van a La Cruz’ cuando quieren referirse a ir a la zona urbana de la comuna. Cabe destacar además que las zonas que fueron consultadas pertenecen al sector urbano de la comuna, por lo que quienes vivimos en las zonas aledañas no nos dimos ni cuenta de que existía un taller de consulta ciudadana hasta que éstos ya ocurrieron.

Entendiendo esto, es sumamente predecible que la percepción de la comunidad no haya aparecido en el análisis de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas (F.O.D.A.) que es el alma de cualquier intervención social, ya que las distintas estrategias (maxi/maxi, maxi/mini, mini/maxi y mini/mini) se concatenan desde este instrumento, lo cual es grave ya que gracias al análisisá FODA se generan las estrategias, y desde las estrategias se genera el Plan Regulador que regirá el uso del espacio comunal por una cantidad considerable de tiempo a futuro.


Ahora, para generar el FODA se tienen que triangular todos los instrumentos relacionados con el Plan Regulador: El presupuesto municipal, el Plan intercomunal la Campana, Plan de Desarrollo Comunal y otros además de las percepciones de la ciudadanía actual, siendo así entonces: ¿Por Qué este plan deja tan inconformes a los ciudadanos? ,la respuesta a esta pregunta no es tan difícil de entender: cuando les preguntas a los ciudadanos lo que quieren para la comuna (a pesar de que la muestra pareciera no ser suficiente para cubrir el total de la población que se quiere investigar, tanto a nivel numérico como de cualidades), y éstos no ven sus aportes puestos en este plan, entonces la identificación con él no es posible, generando sólo rechazo.

En conclusión, quiero que se entienda que la idea de este escrito es denunciar que en estos tiempos es necesario que se le dé un valor real a la contribución de la comunidad.


La búsqueda de datos cualitativos sobre un Plan Regulador ya no puede ser una opción netamente rutinaria ni de adorno para decir que se le consultó a la ciudadanía generando un instrumento que en realidad está más basado en la opinión de la administración de turno. Un instrumento como lo es el Plan Regulador, se validan sólo cuando se consulta a la fuente del conocimiento que éstos quieren medir, no solamente a quienes creen representar este conocimiento. Este principio en cualquier tipo de investigación se conoce como validez, y cuando lo queremos usar para determinar las acciones futuras que rigen a una comunidad se vuelve una cuestión de sensibilidad, conceptos que claramente han fallado en ésta imagen de plan.

148 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo