La estupidez cívica es inocente



Los discursos propios del populismo y el hablar sin un sentido analítico han hecho que la catarsis provocada hacia la acción sea de carácter inocente, cuando tenemos por ejemplo cuando los políticos aparecen con mensajes tales como: "Ruego encarecidamente no portar objetos de valor en la noche, para que no sean atacados", esto se vincula principalmente con un juicio de valor en relación a la habitualidad que sucede dentro de un lugar físico determinado, pero que en realidad es simplemente eso, lo mismo pasa cuando vemos a candidatos hacia la convención constitucional, la cual será electa en el mes de abril del presente año, pero que entendemos a duras penas que este proceso electoral ha sido capturado por los partidos políticos.


Esto pasa principalmente, por la carencia en la formación cívica que tiene Chile, sin saber si quiera cual es el rol de un presidente de junta de vecinos, o de un concejal, o de un alcalde, cada rol tiene sus funciones específicas y no son aquellos 4 fantásticos que muchas veces se promocionan, tanto en persona, como por las redes sociales, más allá del lenguaje postsimbólico que queda luego de generar un mensaje a través de éstas, es decir, el valor de las palabras y de lo que se emite.


Para entender un mensaje cívico, cabe remontarnos hacia inicios del siglo XX, donde la educación cívica tenía un carácter formativo hacia la construcción de futuros ciudadanos, diferenciaban los alcances de ciudadanía según origen social, entendiendo como élite a aquella formada para controlar el aparato estatal y al resto, se le pedía obediencia y disciplina, sumando también que dentro de los programas de estudio se encontraban reforzamientos en las nociones de ciudadanía, es decir, deberes y derechos del individuo; nociones de memoria identitaria, es decir, lo que alguna vez ocurrió en un periodo determinado, dentro de un territorio determinado, y entender que los procesos históricos se repiten, entendiendo también que para no repetir calamidades como los genocidios, por lo mismo y sabiendo también que no existe esta formación tan importante para el futuro de un país, donde se entienden las nociones de Estado, el desarrollo de las instituciones, el trabajo realizado por la libertad, el desarrollo y la estabilidad de la patria.


La educación cívica fue central para comunicar las responsabilidades, derechos y deberes de los ciudadanos. La principal fuente de estudios en esos tiempos era la cartilla de educación cívica, escrita por Malaquías Concha, la cual tenía como fin la redacción de un texto elemental para la formación cívica en las escuelas públicas, como motivo principal más allá de formar un ciudadano, estaba el fomentar el sentimiento patrio, donde se buscaba la elaboración colectiva de proyectos, destinados a fortalecer el cariño a la patria y las responsabilidades cívicas y ciudadanas.


Siguiendo el hilo conductor con lo relacionado hacia lo cívico-ciudadano, cabe mencionar una dejadez por parte de la ciudadanía para sentirse parte de una sociedad empoderada e informada, sabemos que las autoridades a nivel global en sus campañas han pasado a entregar objetos de un valor corto, es decir, de poco uso como bolsas, lápices, pero que a su vez son cotidianos, esto se basa principalmente por la carencia de querer informarse desde la realidad y no de aquellos sitios con información en muchas ocasiones falsas, pero que son compartidas desde la emocionalidad cortoplacista, esto implica como menciona el título de este escrito: "la estupidez cívica es inocente", principalmente porque no hay una formación sólida en los temas que configuran el estado-nacion y principalmente, los cargos públicos, por lo mismo quienes comparten informaciones no son estúpidos, sino que la misma formación cívica los hace actuar así.


Cabe recordar que el 25 de octubre del año 2020, las personas le dieron un unánime respaldo a la opción Apruebo el cambio de Constitución, y aun recuerdo que ese día, varias personas me preguntaron que convenía y le expliqué con la Ley y las trabas del proceso mismo hacia una real independencia de la elite que controla el poder político y económico en este país, lo cual puede ser revisado en el libro La Fronda de Renato Garín, entonces se entiende en modo general que la opción apruebo decanta hacia una Convención Constitucional como el órgano redactor de la nueva constitución, pero cabe mencionar que el sistema para elegir a aquellos constituyentes será como se eligen los diputados, es decir, por distrito y proporcional al resultado de la lista, por sobre el individuo, podemos señalar entonces que:


El orden jerárquico queda de la siguiente manera:

  1. Elección

  2. Listas

  3. Pactos, los cuales son tomados por listas, y estas listas estan formadas a su vez por partidos políticos y pactos.

  4. Partidos políticos.

  5. Independientes.

Los independientes quedan relevados al último lugar en relación a los resultados del plebiscito, ya que cada método de asignación de escaños en la convención constitucional, dependerá de un método matemático que es proporcional a los votos que obtiene una lista en la elección, por lo mismo podemos ver parlamentarios en ejercicio con un 1% de votación, estando en el Congreso, aquí en nuestra Región, podemos ver un caso en el Senado, donde el Senador Kenneth Pugh, fue electo no por su resultado individual, sino más bien por el arrase del Senador Francisco Chahuan, es decir en palabras simples que el sistema para elegir a los convencionales constituyentes es bueno para escuchar la voz de la gente, pero pésimo a la hora de la elegibilidad política.


Tomemos el siguiente caso y entendámoslo:



En este caso tomaremos como ejemplo un distrito donde se eligen 7 convencionales constituyentes y van 7 listas dentro de la elección, en este caso si R sería la lista independiente con un umbral de representación de 0,077, no alcanzaría para el umbral mínimo de representación s1 de 0,25 en el caso que fueran 7 listas + 1 por efectos de corrección, es decir H: 8, donde 1/8: 0,125, no vale al considerarse 0, y si 2/8: 0.250, donde el 2, correspondería a un puesto en la convención constitucional, por otro lado si las listas b y g van unidas, obtendrían 1 representante al menos, ya que 0.247+0,037: 0.277. Si la lista P se une con alguna que fuera por ejemplo, la B, sumarían más que el umbral 2, es decir: 3/8: 0,375, ejemplo P: 0,340 + 0,037: 0, 377, o sea sacarían 2 electos, cabe mencionar que las listas con mas electores son de partidos políticos.


En nuestro distrito, por convención se eligen 8 diputados, por lo mismo, deberían formarse listas que al menos 1 lista alcance un 11,1% de los votos, que si nos vamos al resultado de la última elección de diputados, en nuestro distrito votaron, 364.944 personas es decir que para alcanzar un escaño como convencional constituyente,1 lista debería obtener al menos 40.549 votos, si estamos viendo que los precandidatos independientes a la convención, están apenas juntando 800 firmas que les pide el Servel para legalizar su postulación, es prácticamente imposible que alguien independiente llegue a escribir la Nueva Constitución, por lo mismo el apruebo fue el gatillo para que los mismos de siempre, es decir, los partidos políticos tengan ventaja al momento de llevar listas potentes, en cantidad y en rostros que sumen a la lista en cuestión.


En síntesis, la soberanía popular quedó relegada hacia los partidos políticos, y lamentablemente podemos hacer poco si nos quedamos solamente en dar ánimos y compartir a la Monserrat Bustamante en Instagram en relación a los convencionales constituyentes independientes, o ¿Será que realmente habrán sorpresas en la elección de convencionales constituyentes y gente ajena al poder llegue a escribir la Constitución? , abril del presente año nos entregará muchas sorpresas.


59 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2021 @perilla_radio

    plataforma independiente

ESCÚCHANOS EN CUALQUIERA DE TUS DISPOSITIVOS