Hacia la Gobernación Regional, ¿Quién pierde?




Luego del resultado electoral, derivado de la elección en los días 15 y 16 de mayo del presente año, salvo las regiones de Valparaíso, Aysén y Magallanes, el resto de las Regiones de Chile deben elegir sus autoridades en relación a este nuevo cargo, creado en palabras simples para desconcentrar en parte las decisiones centralistas, impuestas desde Santiago para las Regiones de este país.


Cabe considerar que la participación en la primera vuelta de esta elección rondó un poco más del 40% del total de personas que están habilitadas de poder hacerlo, y a su vez, mostró las bases de capitalizar este resultado puntual hacia la elección de presidentes que se llevará a cabo en noviembre de 2021.


En Santiago, madre de todas las batallas electorales, además considerando que la Derecha, sumando Catalina Parot junto a Rojo Edwards suman un 21%, en contraste con quienes pasaron a segunda vuelta, los candidatos Karina Oliva y Claudio Orrego; quienes obtuvieron en dicha elección un 25% y un 23%, respectivamente, el dato duro refleja un total de 2.658.905 votos válidamente emitidos en esa primera vuelta realizada en los días 15 y 16 de mayo.


En ese mismo sentido, la decisión de gran parte de Chile Vamos fue apoyar a Claudio Orrego en la segunda vuelta de esta elección, ya que cabe considerar que sí y sólo sí se cumplía alcanzar un 40% o más en primera vuelta por cualquier candidato o candidata, se lograba alcanzar la Gobernación Regional, en este caso en Santiago se van sí o sí a segunda vuelta, donde 1.505.043 personas hicieron válido su sufragio, considerando una caída en relación al 44% de los votos, por lo mismo se hace consistente el cómo se repartieron los votos en esta segunda vuelta electoral.


Orrego aumenta en un 20% la cantidad de votos alcanzados en la primera vuelta, y a su vez, Oliva aumentando en un 17%, la votación obtenida en la primera vuelta, además considerar que Orrego se impuso sólo en las comunas correspondientes al Distrito 11, el cual en su mayoría son comunas del sector Oriente De Santiago, por ende, se refleja un sesgo hacia participar de las elecciones, independiente de quien sea el candidato, sólo es un voto que refleja pavor hacia la izquierda, y además Oliva ganó en todas las demás comunas, donde el voto popular hizo lo suyo en el sentido del cambio que una parte importante de la Región Metropolitana, buscaba.


La derecha, sólo obtuvo la Gobernación Regional de La Araucanía, donde Luciano Rivas, independiente apoyado por Chile Vamos, se impuso al candidato del pacto Unidad Constituyente, Eugenio Tuma, apoyado por el PPD.


Por ende, y a pesar de los esfuerzos generados por Oliva y los candidatos Gabriel Boric y Daniel Jadue, perdió inapelablemente, se puede concluir qué:


  1. La derecha dura está en campaña contra todo lo que sea progresista o izquierda a secas.

  2. Que Orrego fue un candidato que supo llegar a ese electorado.

  3. Que Orrego no es un candidato popular.

  4. Este país está polarizado.

  5. Que la derecha debe salir del Twitter, porque los resultados en general serán aun peores, salvo en los Gobiernos Locales, donde se vota por la persona.


Es interesante la dinámica, pero sin lugar a dudas los candidatos Boric y Jadue, deben saber convencer al electorado, principalmente jóvenes que se hicieron cargo del proceso del Apruebo, pero que hoy brillaron por su ausencia en las urnas, y ahí la derecha dura hizo lo suyo en los sectores donde el Rechazo arrasó en el plebiscito de Octubre de 2020.

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo